No te rindas

Hasta aquí llegue!!!

¿Cuántas veces esta frase a salido de nuestra boca? o No doy más, este es mi límite!!!

Todo es válido cuando sentimos el extremo del desánimo por remar contra la corriente, de intentar y sentir que fracasamos, de esperar algo que nunca llega, de que algo que creíamos superado vuelve aparecer, etc.

Esa desazón nos mina las emociones y desilusiona. ¿Porqué? Por que vivimos esperando algo de este mundo de ilusiones, algo que esperamos venga de afuera, en cualquier área de la vida. Esperamos esa mano que se extienda y nos rescate.

Más tenemos también ese momento de lucidez y conciencia, dónde nos encontramos a nosotros mismos y, sabemos con toda certeza, que sí podemos ir más allá, que el límite puede correrse y que no fracasamos, aprendimos para no cometer nuevos errores.

Nadie nunca sabrá nuestro propio valor más que nosotros mismos y esa es nuestra fortaleza, porque nuestro valor no viene de una cotización de números, resultados excelentes o si me quieren más o menos, viene de mi propio ser y los dones que tengo, todos somos completos y perfectos, esa perfección es la medida justa para que en esta dualidad vivamos cada segundo lo pactado con nuestra alma para evolucionar y trascender.

No mires afuera, en ti están todas las respuestas. En ti está toda la fortaleza que necesitas. No te pierdas!!! No te rindas!!!

Edith Deletraz

Deja un comentario