Revolución

Cientos de hombres y de mujeres en todo el mundo están generando una revolución.

La Ley no los puede detener, no hay ley contra ellos, sin embargo, están desarmando el sistema establecido.

Dicen que se guían con una pregunta, y esa simple pregunta es el filtro de sus acciones.

Ellos lo cuentan y contagian a otros a seguir sus pasos.

Ellos, ante cada situación que se les presenta, se preguntan: ¿Qué haría Jesús en mi lugar? Y según sienten, es la acción que les sigue.

No hay religiones de por medio, ni dogmas ni ideologías que predominan, hay respeto mutuo, porque eso mismo es lo que haría Jesús.

Cristianos, hindúes, musulmanes, budistas y de otras religiones, se han unido a esta revolución imparable.

Cientos de personas han dejado sus trabajos por no ser del todo honesto, otros bajan los precios de sus productos, la ayuda mutua desinteresada aumenta, cada uno se ofrece según su oficio para ayudar al otro evitando así contratar por pago.

Los consumos han bajado considerablemente, ellos no son consumistas, no compran por demás.

Parecen más felices siendo altruistas y aceptando trueques.

Ha bajado la recaudación de impuestos legalmente, los gobiernos se alteran, no hay ley contra lo que estos hacen y el sistema puede ser derrocado.

Se espera una caída de los centros comerciales y el capitalismo por primera vez en la historia no tiene forma de dominar.

No se les puede obligar a las personas a salir de compras.

Noticias de mañana.

Anticipando el camino

Deja un comentario