No te rindas

Hasta aquí llegue!!!

¿Cuántas veces esta frase a salido de nuestra boca? o No doy más, este es mi límite!!!

Todo es válido cuando sentimos el extremo del desánimo por remar contra la corriente, de intentar y sentir que fracasamos, de esperar algo que nunca llega, de que algo que creíamos superado vuelve aparecer, etc.

Esa desazón nos mina las emociones y desilusiona. ¿Porqué? Por que vivimos esperando algo de este mundo de ilusiones, algo que esperamos venga de afuera, en cualquier área de la vida. Esperamos esa mano que se extienda y nos rescate.

Más tenemos también ese momento de lucidez y conciencia, dónde nos encontramos a nosotros mismos y, sabemos con toda certeza, que sí podemos ir más allá, que el límite puede correrse y que no fracasamos, aprendimos para no cometer nuevos errores.

Nadie nunca sabrá nuestro propio valor más que nosotros mismos y esa es nuestra fortaleza, porque nuestro valor no viene de una cotización de números, resultados excelentes o si me quieren más o menos, viene de mi propio ser y los dones que tengo, todos somos completos y perfectos, esa perfección es la medida justa para que en esta dualidad vivamos cada segundo lo pactado con nuestra alma para evolucionar y trascender.

No mires afuera, en ti están todas las respuestas. En ti está toda la fortaleza que necesitas. No te pierdas!!! No te rindas!!!

Edith Deletraz

Nunca hagas esto…

No dejes de estudiar, de prepararte, no dejes de participar activamente en algún grupo de WhatsApp donde puedas edificarte espiritualmente.

Nunca dejes de preguntar, pues es un acto de humildad y sabiduría.

Nunca abandones tus horas de lectura, no permitas que otra costumbre opaque esta tan importante.

Nunca dejes de perdonar a alguien, deja pasar, no te agobies, es mas conveniente soltar que cargar con un mochila pesada con rencores y broncas.